Mantenimiento de lonas de piscinas desmontables

Las piscinas desmontables están muy de moda últimamente, ya que a causa de la situación actual, la pandemia, no hemos tenido acceso a piscinas públicas o segundas residencias para refrescarnos durante el confinamiento. El liner es el elemento más importante de una piscina desmontable. Se trata de una lona que comprende el agua de la piscina, por lo que, si esta se rompe no funcionará correctamente. Para garantizar un buen funcionamiento de la piscina, hay que mantener el buen estado de la lona y si se rompe es necesario arreglarla.

El cobertor de una piscina desmontable es un material compuesto por PVC, un material que tiene una gran flexibilidad y resistencia a roces, presión, tensiones y cambios de temperatura. Algunas lonas están compuestas de tres capas, siendo la capa de en medio una especie de malla cuya flexibilidad es mucho mayor. Otro aspecto que influye en la calidad de la lona es el grosor. Si la lona es más gruesa, más resistencia tendrá a golpes y roces, la exposición al sol, los productos químicos y la suciedad y aguantará mucho más tiempo.

Consejos para el mantenimiento de cobertores en piscinas desmontables

El buen mantenimiento de la lona hará que todos aquellos agentes no afecten su estado y no sea necesario cambiar la lona o repararla a menudo. El mantenimiento consiste, en primer lugar, en cubrir la piscina con un cobertor solar en el caso de que no estemos haciendo uso de la piscina. Hay algunos cobertores que son solares y sirven para cubrir la piscina y protegerla de la suciedad a la vez que para captar la temperatura del sol y calentar el agua de la piscina mientras no estamos utilizándola.

El cloro para piscinas es otro elemento que influye a la larga en el estado de la lona. Si utilizamos más cantidad de cloro de la que se debe será malo para la lona pero sobre todo será perjudicial para la salud. Lo mejor es utilizar cloro natural ecológico y cloración salina. En muchas ocasiones, aunque llevemos un mantenimiento excelente de la lona de la piscina, esta puede estropearse de forma irremediable y quizás necesitemos arreglarla o sustituirla por una nueva.

En conclusión, el mantenimiento de una piscina desmontable es muy similar al mantenimiento de una piscina de obra. Aunque hay algunas diferencias, lo cierto es que para disfrutar de un buen baño hay que realizar un correcto mantenimiento para evitar la proliferación de hongos y bacterias que provocan infecciones (otitis, conjuntivitis, etc).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *