El frío extremo y el agua de la piscina

El invierno está en su pleno manifiesto y aunque en la zona del sur este de España no hay temperaturas extremadamente bajas, en otras zonas las temperaturas pueden hacer que el agua de la piscina pueda llegar a congelarse. En este post veremos los problemas ligados a las heladas y cómo podemos evitarlos.

A la hora de afrontar inviernos con heladas hay muchas cosas que podemos hacer. Apagar el motor de la piscina, poner una cubierta de protección, comprobar si el sistema de filtración funciona correctamente, etc. Algunas ventajas que conseguiremos al realizar el correcto invernaje de la piscina son, en primer lugar, el buen mantenimiento y conservación del revestimiento Cuando ocurren las heladas los azulejos o la pintura de la piscina se pueden estropear con facilidad.

Ventajas del invernaje en piscinas

Otra ventaja de realizar el invernaje es que ahorraremos mucha agua y productos químicos. Además, mantendremos la piscina mucho más limpia, libre de algas. El invernaje pasivo es el que te recomendamos si en tu zona hay frío extremo. El problema de este tipo de invernaje, es decir, el invernaje pasivo (a diferencia del activo) es que el agua no se podrá mantener de un invierno a otro. Esto se debe a que cuando realizamos el invernaje necesitamos bajar el nivel de agua de la piscina hasta por debajo de las boquillas de impulsión y vaciar el circuito de agua.

Cuando realizamos el invernaje obtendremos la gran ventaja de que al llegar la primavera simplemente necesitaremos poner el filtro en marcha a la temperatura del ambiente y comenzar a tratar el agua para que se quede en el nivel correcto de productos y desinfección. Si en vez de realizar el invernaje pasivo con temperaturas demasiado bajas y realizamos el invernaje activo nos arriesgaremos a que las tuberías (y el agua que hay dentro) se congele.

Lo ideal es realizar el invernaje pasivo cuando dejamos de utilizar la piscina y el agua de la misma llega a una temperatura inferior a 5 ºC. Entonces drenamos las tuberías para que el agua no se congele dentro. Otro consejo que te damos es que a la hora de realizar el almacenamiento invernal dejemos el agua en un nivel de pH de entre 6,5 y 7,2. Para mantener la piscina desinfectada y libre de bacterias y gérmenes durante el invierno es muy recomendable utilizar un producto químico de invernaje. Además, el producto químico de invernaje también evita las deposiciones de cal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Contáctanos