¿Cómo proteger tu piscina de la lluvia?

La lluvia no es muy favorable para las piscinas al aire libre y se pueden convertir en una amenaza para una piscina: alteración de Ph y cloro, deterioro del estado del agua, suciedad e incluso inundaciones. Esto son los principales problemas que puede causar la lluvia. La proliferación de hongos, bacterias, algas, suciedad, hojas, arena es muy perjudicial para la higiene de la piscina y puede que más tarde haga falta una limpieza a fondo y limpiezas de choque. Para evitar esto, Piscinas Lara te da una serie de consejos consejos.

Pasos y consejos de mantenimiento en piscinas

Si las precipitaciones traen suciedad habrá que hacer una limpieza a fondo y los skimmers podrán verse dañados. Pero además, si el agua es abundante superará los skimmers y no podrán funcionar bien y recoger el agua de la superficie. Además a causa de la lluvia, el pH puede verse alterado y esto puede causar una gran proliferación de algas y esto requeriría una limpieza más profunda y compleja. El cloro también disminuiría al caer agua que no es tratada. Esto provoca que el agua no esté desinfectada.

Anticiparse a las lluvias tomando precauciones es bueno para evitar que el agua de la piscina se altere. Lo primero que hay que hacer para evitar que el agua empeore es utilizando un cobertor para aislarla de la lluvia y la suciedad que trae. Pero ¿y si no tenemos un cobertor para proteger la piscina?. Si esto ocurre hay que limpiar la piscina con un limpiafondos sacando el agua sucia para evitar que el filtro se llene y se estropee. De esta manera también bajaremos el nivel del agua de la piscina. Cuando esté en su nivel toca comprobar los niveles químicos del agua.

Pero antes, una recomendación que damos si dispones de un local técnico es que no enciendas la filtración del agua hasta haberlo vaciado del todo. Además, si el agua ha llegado al motor puede resultar peligroso encenderlo ya que se puede estropear aún más. En este caso aconsejamos llamar a un técnico para que solucione este problema antes de que sea peor. Después de que hayamos limpiado bien la piscina y tengamos ya el agua al nivel adecuado toca hacer un análisis del agua para ver los niveles de pH, cloro, etc y poner estos índices en su sitio. Si el pH se ha desestabilizado no estará entre los niveles correctos (7,2 y 7,6 de pH y 80 y 120 ppm de alcalinidad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *