5 formas de ahorrar energía en una piscina climatizada

La piscina climatizada es una buena manera de alargar la temporada de baño, por lo que resulta una buena forma de aprovechar al máximo el haber construido una piscina en casa. No obstante, climatizar la piscina supone un gasto grande de agua y energía (eléctrica, de gasóleo o natural, según lo que tengamos a nuestra disposición). Además, es de gran importancia reducir los gases del efecto invernadero con el fin de hacer un uso responsable del medio ambiente. Hoy aprenderemos 5 maneras de reducir el gasto de energía de las piscinas climatizadas.

La piscina climatizada necesita la realización de dos acciones muy importantes para crear ese ambiente de calor: deshumidificar y calefactar. Para deshumidificar la piscina necesitaremos cumplir algunos parámetros para un ambiente más agradable (es decir, un 65% de humedad en el ambiente). Para calefactar utilizaremos una bomba de calor, cadera, energía eléctrica o solar y será necesario un máximo de 30 ºC. Hay muchas maneras de perseguir estos dos fines (deshumidificar y calefactar), sin embargo, nosotros recomendamos las siguientes 5 que mencionaremos a continuación.

Tecnología con eficiencia energética

La deshumidificación se realiza desde siempre con la fuerza bruta de los compresores. Sin embargo, debemos actualizarnos y utilizar una tecnología eficiente que aproveche bien la energía. Hablamos de la deshumidificación activa y pasiva. Hay tres formas de conseguir esto: mediante la deshumidificación frigorífica, el intercambio térmico y la condensación en los recuperadores y el reemplazo del aire con el aire exterior.

Bombas de calor para climatizar

Una bomba de calor eficiente utiliza energía natural. Pero además hay que optimizar siempre los circuitos de la bomba de calor para que rinda al máximo y reducir, de esta forma, toda la energía posible. También podemos utilizar una bomba de calor para cada función que necesitemos para que así se consiga todo el rendimiento posible.

Recuperación de la energía

Este aspecto es de gran importancia. Por un lado tenemos los intercambiadores aire-aire incorporados al sistema frigorífico. Podemos también utilizar recuperadores de calor al agua, muy efectivos.

Monitorizar y controlar los parámetros

Hay que tener un control en todo este proceso para que se mantenga un equilibrio estable de todos los parámetros. Mediante un sistema de control podremos visualizar todos los parámetros desde un ordenador o un teléfono móvil.

Mantenimiento

El mantenimiento, por último, es muy importante, ya que evitarán muchas supervisiones de técnicos. Necesitaremos además un sistema de control efectivo y optimizador del funcionamiento de los deshumidificadores y las bombas de calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *