Ventajas e inconvenientes de las piscinas de agua salada

Para construir una piscina hay que tener en cuenta muchos elementos: ubicación, dimensiones, materiales, accesorios y tratamiento que utilizaremos para mantener el agua limpia y desinfectada. En muchas ocasiones, nuestros clientes deciden apostar por el agua salada y en este post te contaremos por qué.

Las piscinas de agua salada tienen un mantenimiento mediante la cloración salina que funciona a través de unos dispositivos instalados en el sistema de filtrado. La sal se convierte en cloro en forma de gas mediante la electrólisis. Y ese cloro es el que desinfecta el agua de la piscina y la deja perfecta para darnos un buen baño. Este cloro en forma de gas cumple absolutamente con todas las funciones que tiene el cloro. No obstante, la diferencia está en que cuando este cloro se descompone se vuelve a convertir en sal, por lo que, resulta mucho más eco-friendly.

Por otra parte, la sal que utilizaremos en la piscina es la misma que la sal de cocinar. Sin embargo, a la hora de utilizar el clorador salino, el nivel de sal en el agua será muchísimo menor que la que hay en el agua del mar. La ventaja principal de las piscinas de agua salada es que el ahorro económico será altamente notable en comparación a la cloración común. El precio de la sal es totalmente asequible.

Mantenimiento del agua en piscinas saladas

La salud es otro elemento muy importante con la que los cloradores salinos cumplen al máximo. Como no contienen productos químicos, los cloradores salinos tienen un riesgo mínimo, mientras que debido a un mal uso (en exceso) del cloro podemos intoxicar a las personas que se bañan. Además, el cloro, en contacto con otras sustancias (sudor, saliva, orina, productos cosméticos, etc.) es muy perjudicial para la salud.

Mediante el uso del cloro para tratar el agua conseguiremos un agua mucho más limpia y nuestras tareas de mantenimiento serán mucho más sencillas. Esto se debe a que no necesitaremos regular el nivel del cloro sino el nivel de sal para que el clorador salino funcione correctamente. El proceso es mucho más rápido. El medio ambiente también te agradecerá que utilices sal para el agua.

El inconveniente es que el gasto en mantenimiento del agua al principio será más elevado (tendrás que adquirir un clorador salino). No obstante, a la larga el gasto será menor. Otro inconveniente es que hay personas sensibles a la sal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Contáctanos