913 07 19 33     informacion@piscinas-lara.com     Portes Gratis a partir de 250€
913 07 19 33     informacion@piscinas-lara.com     Portes Gratis a partir de 250€
Close

Todo sobre las algas en la piscina

Todo sobre las algas en la piscina

El crecimiento de algas es quizás la señal más obvia de que tu piscina no está recibiendo un mantenimiento adecuado. En este artículo explicaremos en detalle qué tipos de algas suelen aparecer en las piscinas, y cómo solucionar de una vez por todas este desagradable problema.

 

Tipo de algas

 

Los diferentes tipos de algas requieren diferentes tipos de tratamiento.

 

Algas verdes

 

Las algas más comunes asociadas con las piscinas son las algas verdes. La mejor forma de tratar las algas verdes es prevenirlas. Usa un alguicida regularmente como parte del programa de mantenimiento normal. Esto evitará que las algas crezcan, incluso si surgiera un fallo en el sistema de desinfección. Siempre es más fácil y más efectivo prevenir el problema de las algas que tratar de eliminarlo una vez que ocurre.

Cuando ocurra, trátalo rápidamente. Cuanto más esperes, más difícil y costoso será el resultado. En estos casos, un alguicida como tratamiento de choque matará a las algas existentes y evitará su crecimiento.

 

Algas amarillas

 

Las algas amarillas son muy similares en forma a las algas verdes, pero su crecimiento es mucho más lento. Se identifica fácilmente por la capacidad de cepillarlo fácilmente de las paredes y el suelo de la piscina. Debido a que las algas amarillas crecen muy lentamente, también son muy difícil de eliminar. Para cuando las veas crecer en grupo, es probable que hayan estado allí varias semanas.

Además, debido a que las algas amarillas son bajas en clorofila y livianas, viven e incluso crecen en las áreas oscuras de la piscina, como las tuberías y los filtros. Para tratar las algas mostaza, es muy importante tener cuidado en la selección de un alguicida adecuado. Asegúrate de seleccionar un producto hecho para el control de esta forma única de algas. Los alguicidas a base de cobre parecen particularmente adecuados para controlar las algas amarillas.

Una advertencia adicional: no es inusual que necesites tratar las algas amarillas más de una vez para que estén completamente bajo control. Esto nuevamente señala el valor de prevenir su crecimiento en primer lugar.

 

Algas negras

 

Con frecuencia se considera que las algas más difíciles de controlar son las que llamamos «algas negras». Sin embargo, también es probable que sean las más fáciles de prevenir. Las algas negras generalmente se afianzan en áreas de la piscina que sufren de mala circulación.

Por eso áreas como las esquinas a menudo son lugares donde las algas negras aparecen poco a poco y luego son casi imposibles de eliminar. En la mayoría de los casos, estas áreas presentan una circulación inadecuada y, por lo tanto, poca o ninguna agua dulce, desinfectante o alguicida llega al área con regularidad.

Una de las mejores maneras de prevenir el crecimiento de algas negras o eliminarlo una vez que sale a la superficie es corregir primero esos problemas de circulación. Una vez que comienzan a formarse, las algas negras desarrollan células especializadas que se adhieren  profundamente en los poros de las superficies de la piscina. Por eso para controlarse de forma efectiva, todas sus células, incluidas las profundas en la superficie, deben ser eliminadas.

Es casi imposible que el cloro llegue hasta lo más profundo de los pozos de la piscina. Para eliminar este tipo de algas, el alguicida usado debe contener un agente «penetrante». Este agente funcionará para ayudar a que la fórmula alguicida penetre en los poros de la superficie de la piscina y atraviese la capa superficial de las algas con una acción humectante especial que el cloro no tiene.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× Contáctanos