Para seguimiento de su pedido por favor enviar un mail a pedidos@piscinas-lara.com | El envío a Península tarda un mínimo de 5 a 7 días hábiles. Descartar

Quema calorías en la piscina este verano con estos ejercicios

Ya sabes que una piscina en el patio puede convertir tu jardín común en un retiro relajante y hermoso, pero lo que quizás no sepas es que una piscina ofrece uno de los mejores entrenamientos disponibles para quemar grasa. Esto se debe a que el agua es 800 veces más densa que el aire, por lo que cada vez que pateas o empujas el agua, estás haciendo un entrenamiento de resistencia, que quema grasa y produce músculo magro y un aumento del metabolismo.

Si deseas utilizar su piscina en el patio trasero para hacer ejercicio, aquí hay algunos ejercicios excelentes diseñados para todos los niveles.

 

Ejercicios de piscina para principiantes

 

Si apenas estás comenzando tu rutina de ejercicios, algunos de los ejercicios que puedes hacer en tu piscina son:

 

Natación simple. La mayoría de las personas se sorprenden de lo eficaz que es nadar pausadamente en la piscina para quemar grasa y tonificar los músculos. Un baño relajado quema aproximadamente 500 calorías por hora. Si recién estás comenzando, planea nadar un par de vueltas, tomar un descanso y luego nadar más. Tu objetivo es hacer todo lo que puedas sin tomar un descanso.

La bicicleta. Apoya tus codos en el lado de la piscina y usa tus piernas para “pedalear” en una bicicleta imaginaria. Esto no solo quemará grasa, sino que también ayudará a fortalecer el abdomen, los hombros y las piernas.

El delfín. Para ejercitar el abdomen, las piernas y la espalda, coge el borde de la piscina con la mano izquierda y coloca la mano derecha, con los dedos apuntando hacia abajo, justo debajo de la línea del agua. Luego, con las piernas juntas, déjalas flotar y comienza a patear como un delfín.

 

Ejercicios de piscina de nivel intermedio

 

¿Listo para llevar las cosas a un nivel superior? Añade estos ejercicios a tu rutina de ejercicios en la piscina:

 

Natación moderada. Si puedes nadar fácilmente unas cuantas vueltas, no solo puedes dar más vueltas a un ritmo más rápido, sino que también puedes combinar otros movimientos para trabajar diferentes partes de tu cuerpo. Por ejemplo, nadar a espalda trabaja los músculos de la espalda y los hombros, mientras que la braza trabaja los músculos de la parte interna del muslo y las caderas.

Levantamiento de piernas. Apóyate en el borde de la piscina con los codos y, con las piernas estiradas y juntas, levántalas hasta que lleguen a la parte superior del agua y luego bájalas. La resistencia del agua hace que este sea un ejercicio efectivo y ayudará a fortalecer tu cuerpo mientras quema grasa.

Saltos aupando las rodillas. Quédate quieto en el agua y salta, llevando las rodillas hasta el pecho. Hacer esto en varios sets te ayudará a recortar tus piernas y fortalecer tu centro. Para hacerlo más difícil, no permita que sus pies toquen el fondo de la piscina, sino pise el agua entre los saltos.

 

Ejercicios avanzados en la piscina

 

¿Listo para un reto? Quema aún más calorías con estos movimientos intensos:

 

Natación pro. Mezcla distintos estilos de natación y nada tan rápido como puedas en la piscina. Quemarás alrededor de 700 calorías por hora y aumentarás tu metabolismo con este ejercicio cardiovascular de alta intensidad para que sigas quemando grasas incluso después de que salgas de la piscina.

Añade pesas. Llevarse un par de pesas a la piscina para trabajar tus brazos es una excelente manera de aumentar tu masa muscular. El agua añade resistencia extra a los movimientos, lo que aumenta la quema de calorías.

Sentadillas con salto. Esta es una excelente manera de obtener fondo fuera del agua, pero si añadimos  la resistencia que ofrece el agua los resultados son sorprendentes. Comienza de pie con los talones juntos y las rodillas dobladas hacia afuera y salta tan alto como puedas. Para aumentar la intensidad del entrenamiento, no permitas ningún tiempo de descanso entre saltos. Recuerda, cuanto más abajo vayas después de cada salto, más difícil será el trabajo de tus piernas al saltar hacia arriba.

 

Los entrenamientos en la piscina son una excelente manera de quemar grasa, tonificar el cuerpo y divertirse en el proceso. Después de todo, ¿preferirías hacer ejercicio en medio de un gimnasio abarrotado o en la privacidad de tu propio patio trasero en tu propia piscina?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *