¿Qué diferencia hay entre el floculante y el clarificador de piscinas?

El clarificador y el floculante son dos de las elecciones más populares cuando necesitas limpiar lo más rápidamente posible una piscina, pero puede que no sean la mejor alternativa para realizar el mantenimiento regular. Hoy en Piscinas Lara, explicamos las diferencias entre los clarificadores básicos y los floculantes, y cuándo y cómo deberías usar cada uno.

 

¿Qué es el clarificador de piscinas?

 

Cuando se trata de limpiar una piscina tu filtro puede encargarse sin ningún problema de la mayoría de labores, pero hay algunos detalles menores en de los que no es capaz de encargarse.

Los clarificadores ayudan a que el filtro atrape esas pequeñas partículas que están nublando el agua, recogiéndolas y juntándolas para formar partículas más grandes (que tu filtro sí pueda atrapar).

Si tienes una piscina cuyo agua está turbia y decides usar un clarificador, haz funcionar el filtro las 24 horas del día hasta que la piscina esté despejada. Además, dado que tu filtro está realizando la mayor parte del trabajo, debes ayudarle introduciendo esas partículas que no es capaz de retener debido a su pequeño tamaño.

 

¿Qué es el floculante para piscinas?

 

El floculante para piscinas se ha convertido rápidamente en un favorito porque… ¡es rápido! El concepto es simple. El floculante coge todas esas partículas que contribuyen a que tu agua se enturbie y las hunde en el fondo de la piscina. Así que como podrás imaginar, esto implica dos cosas:

 

  • Permite limpiar la piscina de forma mucho más rápida que con otros métodos.
  • Te obliga eliminar tú mismo los desechos que se hayan depositado en el fondo.

 

Para usarlo, simplemente añade el químico directamente al agua y deja que el filtro de la piscina funcione durante dos horas. Después, apaga el filtro completamente durante ocho horas (motivo por el cual, el mejor momento para hacer esto sería por la noche). A la mañana siguiente, verás una nube en el fondo de tu piscina.

Tu trabajo ahora será sacar esa nube del fondo, y no podrás confiar en el limpiador automático para esta tarea. Conecta tu aspiradora manual y aspira esa agua turbia fuera de la piscina al mismo tiempo que la rellenas con una manguera. Si en un momento dato tu piscina vuelve a nublarse debido al movimiento de las partículas que se habían depositado en el fondo, sólo espera durante un rato a que vuelvan abajo.

Así que como puedes ver, ambos químicos se usan en situaciones radicalmente distintas. Si el tiempo no es el factor más importante, el clarificador te permitirá limpiar tu piscina sin necesidad de trabajo manual por tu parte. Sin embargo, si estás en un apuro, el floculante es sin duda alguna el método más rápido para conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *