Problemas, causas y soluciones más comunes en el mantenimiento de la piscina

Ahora que la piscina es la estrella del verano, el mantenimiento del agua es lo más importante. Y un muchas ocasiones, por muchos esfuerzos que realizamos, el agua no siempre luce perfecta y cristalina, aparecen cambios de color, manchas, alcalinidad. Pero no te preocupes, en Piscinas Lara conocemos a la perfección la solución de estos problemas. Este verano, tu piscina lucirá pura y cristalina.

Irritaciones tras el baño

Los ojos y la piel sufren a causa de las alteraciones del pH del agua. El pH del agua debe estar entre unos parámetros estables (alrededor de un pH 7,6) al igual que la cantidad del cloro (que debe estar entre un 0,5 y un 2 ppm). La solución a esto es ajustar la cantidad de cloro y establecer todos los valores en sus baremos correctos. Para ajustar el pH podemos utilizar minoradores del pH si este está muy por encima de los índices recomendados o incrementadores del pH si este está por debajo. El cloro residual no debe encontrarse nunca por debajo del 2 ppm.

Agua de color blanco

Cuando el agua de la piscina coge un color tirando a blanco probablemente se deba a que el agua contiene demasiada materia orgánica. Elementos como cremas, aceites, sudor, provocan este color tan poco estético. Además, todos estos residuos orgánicos, en contacto en el cloro, desprende un olor muy desagradable. En este caso la solución es casi la misma que para el problema anterior. Comprobamos el índice del pH y el cloro. Después de comprobar estos índices y realizar los tratamientos necesarios para dejar esos baremos en su nivel correcto podemos añadir floculante al agua para minimizar las partículas de materia orgánica.

Agua de color verde

Si el agua de la piscina tiene un color verde, esto quiere decir que hay una proliferación de algas. Un indicio de que hay algas, además del color verde, también nos daremos cuenta de que el vaso de la piscina es resbaladizo. Para solucionar este problema deberíamos comprobar el pH del agua y corregirlo si es necesario. Después deberemos realizar un tratamiento de choque hasta conseguir un color transparente del agua. Para esto añadiremos floculante homogeneizando el agua con el producto y dejando que esta repose durante toda la noche. Al día siguiente deberíamos quitar los restos con un limpiafondos.

Agua de color marrón

Cuando el agua de la piscina se pone marrón, probablemente se deba a que hay mucho hierro y magnesio en el agua. En este caso también será necesario un tratamiento de choque. La solución es poner el agua en modo filtración durante algunas horas o hasta que el agua quede transparente y añadir floculante homogeneizando y dejando reposar durante la noche. Al día siguiente, podremos limpiar la suciedad con la ayuda de un limpiafondos. De este modo conseguiremos que el agua se quede transparente y cristalina.

Manchas

Si las paredes de la piscina se presentan con manchas, esto se debe a la presencia de iones en el agua. A la larga, estos iones provocan unas manchas muy antiestéticas en las paredes de la piscina parecidas a la oxidación. Para quitar estas manchas habrá que esperar a que la piscina se quede vacía. Después, limpiamos con desincrustante esas manchas y volvemos a llenar con agua. No obstante, para que no vuelva a ocurrir este problema, deberíamos revisar los índices del agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Contáctanos