Preparar el terreno para una piscina desmontable

Si dispones de espacio en el jardín de tu casa, seguro que en alguna ocasión te has planteado construir una piscina para disfrutar de ella en las temporadas de calor. No obstante, si no tienes muchos recursos económicos disponibles también te habrás planteado instalar una piscina desmontable, ya que su precio es mucho más asequible. Hoy te damos algunos consejos acerca de su instalación.

Antes de que comencemos a darte una serie de datos y consejos para su instalación, ten en cuenta que una piscina desmontable requiere de un suelo firme para su instalación. El suelo de una piscina desmontable debe ser firme y resistente y no debe ser en ningún caso el suelo de un balcón o terraza de los que no estamos seguros de su resistencia. Ten en cuenta que las piscinas desmontables llevan bastantes litros de agua y debemos evitar situaciones peligrosas o que perjudiquen nuestro hogar o sus alrededores.

Ubicación de la piscina

Como antes hemos mencionado, el terreno de la piscina desmontable debe ser firme y liso. No podemos poner la piscina en un terreno con agujeros, raíces o piedras, ya que podemos estropear el material. Además, debemos escoger un terreno donde no haya instalaciones subterráneas de agua, gas o electricidad o riesgo de inundaciones por lluvias, viento, árboles (el polen y las hojas ensucian).

Preparar el terreno

Cuando tengamos claro el sitio donde ubicaremos la piscina desmontable podemos hacer dos cosas. Colocar la piscina sobre una plataforma (previamente hecha) de hormigón o instalarla directamente sobre el terreno si este es firme y liso. Pero antes podemos proceder a marcar el espacio donde instalaremos la piscina. Tras marcar el terreno tendremos que nivelarlo y quitar lo que sobra (plantas piedras, tapar agujeros, etc.). Necesitaremos una pala, un nivel y una azada. Después tendremos que echar arena tamizada, regarla y compactarla.

Mantenimiento

Cada cierto tiempo necesitaremos realizar un mantenimiento de la piscina comprobando que el agua esté limpia, la conexión con las mangueras esté correcta, la escalera bien sujeta, todos los tornillos bien apretados y los niveles de cloro y pH en su medida justa. La limpieza y los niveles los tendremos que comprobar semanalmente mientras hagamos uso de la piscina. En invierno, si dejamos la piscina montada tendremos que dejarla llena de agua y en hibernación (agua limpia y depuradora desconectada). Si preferimos desmontarla tendremos que seguir simplemente las instrucciones de fábrica y guardar las piezas ordenadas, limpias y secas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Contáctanos