Impermeabilizar el vaso de la piscina

Las fugas de agua en las piscinas es uno de los problemas más típicos que tienen los propietarios de las piscinas privadas pero además, es uno de los problemas que más difícil solución tienen. Cuando localizamos el origen de la fuga y descartamos problemas en las tuberías, solo nos queda pensar que el vaso de la piscina tiene alguna rotura que hay que arreglar. En muchas ocasiones las grietas son un problema fácil de identificar y de ver a simple vista pero en muchas ocasiones hay roturas que son casi imperceptibles.

Las grietas de las piscinas son más difíciles de detectar cuando la piscina está cubierta por gresite. El acabado en gresite además es muy difícil de cambiar por otro tipo de revestimiento (liner, lámina armada, poliéster o fibra de vidrio). Lo que recomendamos en Piscinas Lara es impermeabilizar la piscina con productos de calidad y darle un acabado en gresite.

La impermeabilización de la piscina

La impermeabilización de la piscina se hace primero realizando una limpieza a fondo del vaso de la piscina. Después hay que sanear las grietas y dejar la superficie preparada para aplicar una lámina de polietileno (sin cubrir los accesorios de la piscina). Esta impermeabilización con lámina revestida a ambos lados ayudará a la adherencia con cemento cola. Estas láminas son impermeables, resistentes a agentes químicos, elásticas y estables ante productos acuosos, alcalinos y salinos.

Después de colocar las láminas de polietileno aplicamos una capa de mortero elástico y flexible que es impermeable y resistente hasta presiones de 10 atm. Esta capa de mortero tiene una gran adherencia y se puede aplicar una buena cantidad sin que pierna su elasticidad. Además es muy resistente a las heladas y a los agentes externos del ambiente. Tras aplicar esta capa de mortero llega el siguiente paso: colocar un revestimiento vítreo, resistente a la humedad y que tenga una adherencia excelente. El último paso es dar una lechada en el llagueado de los gresites con una junta especial, resistente e impermeable al agua.

En el caso de roturas en rebosaderos de tipo Munich, donde hay filtraciones por la canaleta perimetral, hay que preparar las superficies también. Es importante sanear la superficie para dejarla lista, lijando, limpiando, cubriendo las zonas importantes y retirando los elementos que molesten. En este caso también se aplica la lámina de polietileno y el cemento bicomponente en las zonas que vamos a impermeabilizar. Pero antes debes recortar retirar la piedra rompeolas para ver si el problema viene de allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *