Consejos para piscinas en áticos

Vivir en una casa sin jardín o con un jardín pequeño no significa que no puedas tener tu oasis de relajación y frescor en tu propia casa. Si eres de esos que aunque no tenga terraza quiere tener una piscina en su ático hay algunas consideraciones que tener en cuenta. Hoy en Piscinas Lara hablaremos sobre el mantenimiento, las posibles problemas y algunos consejos para evitar disgustos en casa y disfrutar de una piscina en el ático con toda la seguridad.

No hay nada como refrescarse y darse un baño en pleno verano en una piscina fresca. Y si no tienes espacio, no pasa nada, puedes instalar una piscina hasta en tu balcón. En el caso de las piscinas en la terraza del ático es necesario, antes de comenzar la obra o instalar una piscina portátil, realizar un estudio de la estructura del edificio para establecer el peso que puede soportar. Cuando el estudio esté hecho y tengamos el permiso de obra podemos decidir qué piscina queremos instalar: ¿construida o prefabricada?

Condiciones a tener en cuenta para piscinas en áticos

Algunas condiciones que hay que tener en cuenta a priori para decidir las dimensiones y la profundidad, son el peso de la piscina y el agua en relación con el forjado del edificio, los límites con respecto al perímetro de la terraza del ático y las medidas de seguridad frente a caídas. Una recomendación es que en el caso de optar por una piscina portable, se escoja una que esté hecha de un material ligero para asegurar la viabilidad de la instalación para que el peso sea menor.

También recomendamos que las piscinas portables estén hechas de acero inoxidable para garantizar que el vaso tenga una buena resistencia a los cambios de temperatura que pueden provocar roturas a la larga. Si es de poliéster reforzado con fibra de vidrio también será una buena opción. El hormigón proyectado es así mismo un material muy resistente que garantiza estanqueidad. Es importante que la piscina no tenga fugas o roturas para evitar goteos y atrancos en las viviendas superiores.

Una buena manera de quitarse todas las preocupaciones es contratando un seguro de hogar que nos cubra cualquier daño provocado por la instalación. Del mismo modo puedes contratar una empresa especializada en mantenimiento de piscinas que haga visitas periódicas según la temporada del año. Tener una piscina portable no significa que vamos a ahorrarnos el mantenimiento, ya que todas las piscinas necesitan un mantenimiento específico. Si hacemos estas dos cosas podremos garantizar el disfrute de la piscina con toda la tranquilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *