Cómo llenar de agua una piscina

Ha llegado la tan deseada época de verano y después de poner la piscina a punto, toca llenarla y bañarse. Pero si aún no lo has hecho, no te preocupes, aún estás a tiempo. El invierno es largo, da para mucho y en muchas ocasiones, a causa de las inclemencias del tiempo, la piscina sufre grietas, roturas o fugas. Por esa razón hay que comprobar si la piscina está en buenas condiciones; hacer las reparaciones pertinentes en caso de que sea necesario para después llenar la piscina de agua.

El vaciado de la piscina

Aunque cada año hagas un buen mantenimiento del agua y la mantengas impoluta, el vaciado de la piscina se debe realizar al menos cada 5 años e incluso antes, si observamos que es necesario. Hay muchas maneras de vaciar la piscina. La forma más habitual es abriendo la llave y dejando que el agua se vaya por el desagüe. Antes de que la piscina se vacíe del todo podemos aprovechar y cepillar un poco las paredes del vaso para retirar todas las impurezas.

Otra forma de vaciar la piscina es mediante una bomba de filtro, cerrando la llave del skimmer y del limpiafondos. La única llave que dejaremos sin cerrar es la del fondo de la piscina. Además es necesario desbloquear el eje del motor. Cualquier cuerpo u objeto similar a hojas, ramas u otros elementos hay que retirarlos de inmediato para evitar que las tuberías se atasquen y provoquemos un problema mayor. Cuando quede poca agua podemos comenzar a cepillar las paredes o aplicar agua a presión.

Limpieza de la piscina

En el momento del vaciado podemos hacer un pequeño análisis de las paredes de la piscina para detectar imperfecciones que requieran obra. A la hora de limpiar las paredes hay que evitar emplear agua a presión si sabemos que podemos estropear el gresite o la pintura. Si detectamos que la piscina necesita obra podemos tapar las grietas con algo de cemento, dejar secar un día entero (no será necesario tanto tiempo, pero es mejor asegurarse de que está todo bien seco) y aplicar un antialgas concentrado. También será recomendable comprobar el funcionamiento de la depuradora, la bomba de filtros y el skimmer.

Después de realizar todas estas medidas de limpieza, reparaciones y obras, podemos proceder a llenar la piscina de agua. Si queremos que el proceso ea más rápido, podemos cubrir todos los grifos del jardín y la casa con mangueras y ponerlas en la piscina. Podemos comenzar a cubrir hasta tres cuartas partes del skimmer y poner el modo lavado para limpiar el filtro. Después de realizar el lavado ponemos el modo enjuague, después el filtrado y de esta manera tendremos el filtro listo para su funcionamiento.

Mientras vamos llenando la piscina será necesario comprobar el pH del agua para medir si su índice es el correcto. Es necesario medir la dureza del agua y dejarla en un valor de 7,2 y 7,6. Cualquier variación fuera del rango tendremos que corregirla mediante tratamientos. Después de llenar la piscina será muy recomendable aplicar un tratamiento de desinfección de choque para prevenir cualquier alteración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Contáctanos