Para seguimiento de su pedido por favor enviar un mail a pedidos@piscinas-lara.com | El envío a Península tarda un mínimo de 5 a 7 días hábiles. Descartar

Cómo evitar las quemaduras solares en tu piscina

El sol es la fuente de toda la vida en este planeta, y la exposición leve a sus abundantes rayos puede ayudar a estimular su sistema inmunológico y hacer que se sienta cálido y contento. Sin embargo, demasiado sol puede dar lugar a una gran cantidad de problemas, incluyendo quemaduras solares.

Y a medida que avanza la temporada de piscina, usted y su familia son aún más propensos a los peligros de la exposición al sol. Pero no se preocupe. El ingenio humano ha creado formas para que todos disfrutemos de todo lo que el aire libre tiene para ofrecer sin los efectos secundarios de las quemaduras solares.

 

Prevención de quemaduras solares

 

Podría decirse que las quemaduras solares son el mayor riesgo de pasar demasiado tiempo al aire libre en climas cálidos (las mordeduras de los insectos y la sudoración están empatadas en el segundo lugar). Estas quemaduras no solo son irritantes al tacto, sino que pueden provocar ampollas, descamación de la piel y, finalmente, cáncer de piel.

Para reducir las posibilidades de una exposición excesiva al sol, puede esconderse en el interior durante todo el verano o buscar refugio bajo un árbol a la sombra, pero esa no es la mejor manera de aprovechar al máximo la temporada de verano. Su mejor línea de defensa contra una quemadura solar, durante el verano o en cualquier época del año, es usar protector solar.

 

¿De qué tipo?

 

La mayoría de expertos recomiendan usar una fórmula que sea resistente al agua y que contenga óxido de zinc y / o dióxido de titanio, que bloquean la radiación UVA y UVB. También recomiendan usar una fórmula que ofrezca un factor de protección de 30-50. Sí, hay filtros solares en el mercado que ofrecen niveles de hasta 100, pero después de 50, la diferencia en la protección se vuelve menos significativa. «Un factor de protección de 100 no es dos veces más protector que uno de 50. El verdadero factor determinante de una buena protección es aplicar suficiente y volver a aplicar de nuevo con frecuencia.

 

¿Cada cuánto?

 

El protector solar se debe volver a aplicar cada dos horas o después de nadar o sudar. Y asegúrese de aplicar ese protector solar en todo el cuerpo. Y no se olvide de las orejas, los tobillos, los pies y la parte posterior del cuello. Son lugares que a menudo se pasan por alto, así que no se olvide de ponerse crema en esas áreas también. Después de todo, ninguna protección es demasiada protección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *