Para seguimiento de su pedido por favor enviar un mail a pedidos@piscinas-lara.com | El envío a Península tarda un mínimo de 5 a 7 días hábiles. Descartar

Aspectos básicos para el tratamiento del agua de la piscina

Mantener el agua de la piscina en un estado óptimo requiere de una serie de cuidados que inciden de manera positiva en aspectos como el mantenimiento, la limpieza o la transparencia, entre otros. Para alcanzar el éxito en este propósito es preciso recurrir a determinados productos químicos a fin de llevar a cabo un tratamiento adecuado. A continuación, mostramos algunas ideas clave al respecto y proponemos los productos esenciales para materializarlas en el mantenimiento de piscinas.

Ajustar del pH

El ajuste del pH del agua de la piscina es imprescindible, ya que de éste va a depender el grado de acidez. Para medir el pH se emplea una gradación en la que se contemplan valores que van del 0 al 14. Lo aconsejable para mantener el agua en su punto perfecto es situar el pH entre el 7,2 y el 7,6, una marca que evita la irritación en la piel y los ojos. Para concretar el ajuste del pH el mercado cuenta con artículos para piscinas tan eficaces como los siguientes:

Tiras analíticas

Existen unas tiras de papel que sirven para conocer el grado del pH. Su funcionamiento no implica dificultad: se sumergen en el agua y mediante una reacción química varían de color según el tipo de pH presente.

Analizador de pH

Se trata de un analizador que mide con mayor exactitud el pH. El método en este caso consiste en mezclar en el interior del aparato el agua de la piscina y una pastilla Phenol Red hasta que ésta quede completamente disuelta. El color resultante del agua en esta combinación indicará el nivel concreto de pH que se maneja.

Desinfectar el agua

Otra de las ideas clave pasa por desinfectar el agua mediante artículos para piscinas para que los bañistas no sufran ningún contratiempo relacionado con la salud. A primera vista, la apariencia de un agua transparente puede puede parecer suficiente para creer que su estado es el ideal. Sin embargo, no necesariamente es así, ya que pueden existir microorganismos imperceptibles que podrían estar afectando a la calidad del agua. Lo mejor para realizar una desinfección adecuada es emplear los siguientes productos:

Cloro

El cloro es el desinfectante de piscina más popular que existe dentro de una tienda de piscinas. Su acción consiste en destruir todo rastro de microorganismos que pervierten el buen estado del agua. Dentro de la gama de productos para piscinas clorados que puede encontrarse, destacan el tricloro y el dicloro. El primero de ellos se caracteriza por la lentitud de su procedimiento, ya que la acción de su principio activo se produce de una manera gradual. Es por esto que resulta ideal para mantenimientos prolongados en el tiempo. Por su parte, el dicloro actúa más rápidamente, consiguiendo así una desinfección más potente en menos tiempo.

Bromo

El Bromo, al igual que sucede con el cloro, su efectividad es altísima a la hora de la desinfección. Está especialmente indicado contra la presencia en el agua de bacterias y cuenta con la ventaja de que no proyecta olores intensos ni provoca reacciones en los ojos. Además, se adecúa muy bien al estado de cualquier piscina, soportando todo tipo de variables en temperaturas y pH.

En definitiva, alcanzar un mínimo de higiene y calidad en el agua de la piscina no requiere de grandes proyectos; simplemente basta con emplear algunos productos para piscinas básicos que llevan aparejados grandes beneficios. A partir de ahí, las opciones en el mantenimiento de piscinas son infinitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *